El observatorio de la noche caraqueña presenta resultados

La noche es una franja horaria, pero también un “territorio” del que muchos en la ciudad quedan excluidos: por ausencia de un sistema de transporte público confiable, porque hay zonas a oscuras, porque no hay garantías de seguridad. Eso supone una gran limitación para la calidad de vida de los ciudadanos y para la economía urbana. Para que la noche esté disponible para todos, para que deje de ser un territorio y se convierta en bien público, toca observarla y entender lo que sucede en ella. Toca proponer y exigir acciones.

Para eso observamos 33 espacios de Caracas, distribuidos en los cinco municipios. Recorrimos y registramos plazas emblemáticas –la Bolívar en el centro histórico, la Brión de Chacaíto–, y también los alrededores de algunos centros comerciales y culturales –el Centro Comercial Propatria, el Centro Cultural Chacao–. ¿Cuánta gente se mueve entre 6:00 y 8:30 pm? ¿Cuántas luminarias hay, cuántas funcionan? ¿Hay vigilancia policial? ¿Y transporte público? ¿Quiénes transitan esos espacios? ¿Mujeres solas? ¿Niños jugando? ¿Personas bebiendo alcohol?

Los datos y el análisis de este estudio los haremos públicos en el mes de septiembre, junto a algunas recomendaciones a las instituciones con competencias en la ciudad.